dialoga en Lima y en Loreto

EE.UU.: los costos de la imprudencia fiscal

Publicado: 2011-08-02

Se logra acuerdo en EE.UU. para evitar caer en mora. El presidente de Estados Unidos anunció que se alcanzó un acuerdo para reducir el déficit fiscal. (Gestión 01/08/2011)

La prensa peruana, inclusive la especializada, no parece entender la magnitud del problema de solvencia fiscal que enfrentan Estados Unidos y otras economías desarrolladas. Mientras el titular del diario financiero local es “Se logra acuerdo en EE.UU. para evitar caer en mora”, Lex, la columna de opinión del Financial Times, titula su nota sobre el mismo tema “Déficit de EE.UU.: esquivando los fundamentos”, asumiendo una posición muy crítica. También lo es un artículo de Carmen Reinhart y Vincent Reinhart, por ejemplo, publicado en el mismo medio, titulado “Con acuerdo o sin acuerdo, Estados Unidos merece un recorte de su clasificación crediticia”. Precisamente la Dra. Reinhart y el Dr. Kenneth Rogoff -catedrático de Harvard y ex Economista Jefe del Fondo Monetario Internacional- publicaron, hace poco, un trabajo de investigación que resultó de un impresionante repaso histórico sobre las crisis de deuda soberana y bancaria a lo largo de la historia (ver), así como su devastador impacto en la actividad económica y el bienestar. Si se animan a revisarlo, verán que nuestro país pasó, frecuente y recurrentemente, por estas crisis a lo largo de su vida republicana. Paradójicamente, los alumnos superamos a los maestros, que ahora parecen alumnos de inicial: como puede observarse en los siguientes gráficos, las principales economías industrializadas el mundo deben envidiar una deuda pública del tamaño de la nuestra, cuyo pago representa hoy una porción tan pequeña de la actividad económica. El Congreso estadounidense acordó imponer un límite de deuda al Ejecutivo tras la Primer Guerra Mundial. Luego de vaivenes fiscales, en la década de los 90 la situación fiscal de los EEUU se tornó tan positiva que en el 2001 el Congreso pronosticó que para el 2011 se habría eliminado toda la deuda y se habría acumulado un superávit de US$2.7 trillones de dólares. La realidad es que en lugar de ello el año 2011 acaba con una deuda de US$10.4 trillones de dólares. (Leer texto completo)


Escrito por


Publicado en

ipeopinion

Análisis económico y acerca de políticas públicas